Alex Iturregui, functional medicine health coach



DIETA BAJA EN HISTAMINA





DIETA BAJA EN HISTAMINA


Una dieta baja en histamina es un enfoque dietético destinado a reducir la ingesta de alimentos con alto contenido de histamina o que desencadenan la liberación de histamina en el cuerpo para ayudar a encontrar alivio de los síntomas relacionados con la histamina en personas que sufren de intolerancia a la histamina y otras afecciones médicas tales como SAM (síndrome de activación mastocitaria); cuando los mastocitos se activan, liberan histamina y otros mediadores. La activación constante de los mastocitos puede provocar un flujo constante de histamina en el cuerpo.


¿QUÉ ES LA HISTAMINA?



La histamina es un compuesto químico producido y utilizado en todas partes de nuestro cuerpo. Se almacena principalmente en basófilos y mastocitos. La histamina desempeña tres funciones fundamentales, entre otras: en el estómago ayuda a la producción de ácido gástrico, lo cual ayuda a degradar y digerir los alimentos de forma eficaz; como neurotransmisor, comunica mensajes importantes entre neuronas del sistema nervioso; y como mecanismo de respuesta inflamatoria es liberada de los mastocitos entre otros compuestos para neutralizar los organismos dañinos, incluidos alérgenos, virus y bacterias.

También consumimos histamina de alimentos y bebidas y algunas de nuestras bacterias intestinales producen histamina.

El exceso de histamina se degrada mediante dos enzimas: la diaminooxidasa (DAO) en el tracto digestivo y la histamina n-metiltransferasa (HNMT) en el sistema nervioso central y en las células de diversos tejidos de todo el cuerpo.


INTOLERANCIA A LA HISTAMINA


La mayoría de las personas sanas pueden seguir una dieta rica en alimentos con niveles altos de histamina sin ningún problema, pero si las enzimas DAO y HNMT no funcionan correctamente, la histamina se acumulará en el cuerpo. Con el tiempo, desarrollará intolerancia a la histamina.


Encontrar la causa o causas raíz de tu intolerancia a la histamina, como problemas de salud intestinal, mala nutrición, desequilibrios hormonales, toxinas ambientales como moho, inflamación, predisposición genética u otras afecciones médicas como SAM (síndrome de activación mastocitaria), es crucial para comprender si necesitarás seguir una dieta de histamina de forma indefinida o si tienes un margen de flexibilidad.


Es fundamental identificar y abordar las causas raíz con la ayuda de un profesional de la salud. También te ayudarán a realizar las modificaciones necesarias en tu estilo de vida para controlar mejor tu intolerancia a la histamina y tener una dieta más inclusiva.



FACTORES QUE CONTRIBUYEN A LOS NIVELES ALTOS DE HISTAMINA


    • Alergias (reacciones IgE)/Sensibilidades alimentarias y ambientales

     • Deficiencias de DAO y HNMT (polimorfismos genéticos)

     • Alimentos ricos en histamina

     • Intestino hiperpermeable (aumento de la permeabilidad intestinal)

     • Síndrome de activación mastocitaria (SAM)

     • SIBO (crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado)



SÍNTOMAS COMUNES DE INTOLERANCIA A LA HISTAMINA


     


     • Acné

     • Alergias Estacionales

     • Ansiedad

     • Cambios de Humor

     • Ciclos Menstruales Irregulares

     • Congestión Nasal

     • Dolor Abdominal

     • Dolores de Cabeza/Migraña

     • Eczema

     • Enrojecimiento

     • Erupciones

     • Estornudos, Secreción Nasal

     • Estreñimiento o Diarrea

     • Fatiga

     • Hinchazón

     • Hipertensión

     • Mareos o Vértigo                

     • Náuseas

     • Niebla Cerebral (Brain Fog)

     • Palpitaciones del Corazón

     • Picazón en los Ojos, Lagrimeo

     • Presión Arterial Baja

     • Reflujo Ácido

     • Rosácea

     • Urticaria

     • Sensaciones de Hormigueo en la Piel

     • Síndrome Premenstrual

     • Síntomas de Asma     

     • Tinnitus (zumbido en los oídos)          

     • Trastornos del Sueño