Alex Iturregui, functional medicine health coach




ENFERMEDAD AUTOINMUNE





ENFERMEDAD AUTOINMUNE



El objetivo principal de un sistema inmunológico sano es protegernos contra invasores extraños que pueden causar enfermedades, como bacterias, virus, parásitos, moho, toxinas e incluso células cancerosas. Nuestro sistema inmunológico comprende órganos, glóbulos blancos, anticuerpos y sustancias químicas. Cuando este sistema funciona adecuadamente, puede identificar qué células son nuestras y cuáles son extrañas para protegernos de enfermedades e infecciones a través de una respuesta inmune. El sistema inmunologico produce anticuerpos que ayudan a destruir los patógenos. En personas con enfermedades autoinmunes, el sistema inmunológico ya no puede diferenciar entre sus células y los invasores extraños, lo que provoca que ataque células, tejidos y órganos sanos, debilitando la función corporal e incluso poniendo en peligro la vida.

Existen más de 80 tipos diferentes de enfermedades autoinmunes, incluida la artritis reumatoide, la diabetes tipo 1, el lupus, la tiroiditis de Hashimoto, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Crohn. Otras enfermedades, como la diabetes tipo 2, el eczema y la demencia, ahora se consideran enfermedades autoinmunes.


CAUSAS DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Generalmente se acepta que un denominador común en las enfermedades autoinmunes es la susceptibilidad genética del sistema inmunológico de la persona a malinterpretar un antígeno ambiental benigno como una amenaza. La interacción entre los genes y el medio ambiente es fundamental para la respuesta inmune. Sin embargo, la investigación valida cada vez más un nuevo paradigma en el que la susceptibilidad genética, junto con una mayor permeabilidad intestinal, prepara el escenario para un desencadenante ambiental específico. El desencadenante provoca entonces una ruptura en la tolerancia inmunológica y el inicio de una cascada autoinmune.


Las enfermedades autoinmunes tienen tres componentes en común:


• Una predisposición genética

• Un factor ambiental como desencadenante o instigador: intolerancias y alergias alimentarias, estrés, productos químicos, bacterias, virus, hongos, parásitos, metales pesados.

• Una brecha en la barrera intestinal (intestino hiperpermeable)


El epitelio intestinal es la superficie mucosa más grande del cuerpo y proporciona una amplia interfaz con el entorno externo. La mucosa intestinal sana y madura con uniones estrechas intactas sirve como barrera principal para el paso de macromoléculas al intestino. La permeabilidad intestinal se define como qué tan poroso o permeable es el revestimiento del intestino delgado. Cuando la integridad de la barrera intestinal se ve comprometida, aumenta la permeabilidad intestinal (también conocida como “intestino hiperpermeable”), como se observa durante la prematuridad o la exposición a radiación, quimioterapia y toxinas, se puede desarrollar una respuesta inmune a los antígenos ambientales que cruzan la mucosa intestinal, resultando en enfermedades autoinmunes.


Esta compleja interacción de genética, desencadenantes ambientales e hiperpermeabilidad intestinal da como resultado diversas enfermedades autoinmunes que tienden a verse diferentes según los antígenos involucrados y, por lo tanto, pueden verse como entidades separadas. Sin embargo, una perspectiva más amplia exige estrategias terapéuticas innovadoras para restablecer la función de la barrera intestinal y examinar más a fondo los desencadenantes ambientales específicos que comparten muchas de estas afecciones.


¿QUÉ CAUSA EL AUMENTO DE LA PERMEABILIDAD INTESTINAL?


Hay muchas causas posibles del aumento de la permeabilidad intestinal. Se han sugerido como causas las infecciones virales y bacterianas, los antibióticos y otros medicamentos, las toxinas, el estrés, la inflamación, las intolerancias alimentarias, los desequilibrios en las bacterias intestinales y el aumento de zonulina.


En circunstancias fisiológicas saludables, las uniones estrechas intercelulares sanas de la pared intestinal previenen que bacterias, partículas de alimento, y toxinas pasen al torrente sanguíneo. En individuos susceptibles, el sistema de zonulina es una de las principales vías que podría ser responsable de desregular las uniones estrechas y perpetuar el proceso autoinmune. La zonulina, una proteína descubierta en 2000 por el investigador y clínico Alessio Fasano, MD y su equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, normalmente está presente en los intestinos para aumentar el paso de líquidos, macromoléculas y leucocitos, pero parece estar sobre expresada en pacientes con enfermedades autoinmunes, lo que resulta en un aumento de la permeabilidad intestinal. Los estudios demuestran que la gliadina del gluten puede aumentar la secreción de zonulina. Una vez que se elimina el gluten de la dieta, los niveles séricos de zonulina disminuyen, el intestino reanuda su función de barrera inicial y la concentración de autoanticuerpos se normalizan. El proceso autoinmune se detiene y el daño intestinal sana por completo.


Además de la enfermedad celíaca, otras enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide, se caracterizan por una mayor permeabilidad intestinal. Este aumento permite el paso de antígenos de la flora intestinal u otros contenidos luminales, desafiando al sistema inmunológico a producir una respuesta inmune que pueda atacar cualquier órgano o tejido en individuos genéticamente predispuestos.


Hay varias formas de abordar esto, tu médico en medicina funcional puede recomendar cambios en la dieta y otros cambios en el estilo de vida y suplementos nutricionales específicos para restablecer la función protectora de la barrera intestinal.


ENFERMEDADES AUTOINMUNES COMUNES


Existen cientos de trastornos autoinmunes. Algunas de ellas son:


Alopecia Areata

Anemia Perniciosa

Artritis Reumatoide (AR)

Colitis Ulcerosa

Diabetes Tipo 1

Enfermedad de Addison

Enfermedad Celíaca

Enfermedad de Crohn

Enfermedad de Graves

Esclerosis Múltiple

Lupus Eritematoso Sistémico (Lupus, LES)

Miastenia Gravis

Psoriasis y Artritis Psoriásica

Síndrome de Sjogren

Tiroiditis de Hashimoto

Vasculitis Autoinmune

Vitiligo


SÍNTOMAS DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Los síntomas de una enfermedad autoinmune pueden diferir enormemente según la afección autoinmune a la que se trate. Sin embargo, los primeros síntomas de muchas enfermedades autoinmunes pueden ser similares y pueden incluir:


Cambios de Peso

Dolores Musculares

Entumecimiento u Hormigueo en las Manos o los Pies

Erupciones en la Piel

Fatiga

Fiebre Leve

Glándulas Inflamadas

Hinchazón y Enrojecimiento

Inflamación

Niebla del Cerebro

Perdida de Cabello

Problemas para Concentrarse

Síntomas Digestivos

Varios Dolores



¿QUÉ PUEDES HACER SI TIENES UNA ENFERMEDAD AUTOINMUNE?


Te aconsejo que busques un médico de medicina funcional cerca de ti. Ellos son los que investigarán la causa raíz o las causas que son únicas tuyas, lo cual es fundamental para un tratamiento y recuperación adecuados. Como nuevos conocimientos siguen emergiendo sobre los mecanismos subyacentes a las enfermedades autoinmunes y las estrategias terapéuticas utilizadas para tratarlas; La Medicina Funcional reconoce que la genética, los desencadenantes ambientales y la hiperpermeabilidad intestinal están a la vanguardia de la investigación de enfermedades autoinmunes, y el modelo de Medicina Funcional está diseñado específicamente para abordar estos factores. Con el propósito en comprender la genética y el entorno únicos de cada individuo, sus interacciones y la importancia del microbioma y la hiperpermeabilidad intestinal, la Medicina Funcional, como señaló el Instituto de Medicina Funcional en su sitio web, está perfectamente posicionada para ayudar a los pacientes a prevenir y revertir enfermedades autoinmunes.